Burgos ProvinciaDiputación

Izquierda Unida Burgos denuncia la situación de abandono y precariedad en que la Diputación ha dejado a varias decenas de trabajadores de las Brigadas de Prevención de Incendios.

Desde Izquierda Unida de Burgos queremos hacer llegar a la opinión pública la situación de desamparo y abandono en que la Diputación burgalesa ha dejado en la estacada a decenas de trabajadores temporales a tiempo completo que ha venido contratando en los últimos años para la prevención de incendios y otros trabajos de carácter medioambiental.


A raíz de una sentencia judicial condenatoria contra la Diputación, que tiene que ver con la falta de rigor y eficiencia por su parte a la hora de establecer contratos laborales, a la misma no se le ha ocurrido otra cosa que dejar de contar con los componentes de los anteriores equipos de trabajo que han ejercido impecablemente su cometido, demostrando no solo pericia en la labor, sino un compromiso digno de mejor respuesta. Esto ha supuesto dejar en una situación de absoluto abandono a varias decenas de estos trabajadores, que eran contratados por períodos cercano a los seis meses desde los meses de junio anteriores.


Esta inesperada decisión ha supuesto que muchos de ellos, de dilatada experiencia en este exigente sector, se hayan encontrado de repente que una de sus principales expectativas laborales se haya esfumado sin previo aviso y sin que tengan la oportunidad, siquiera, de que se les haya ofrecido explicación alguna.


Nos consta que en varios de los casos concernidos esto ha supuesto un varapalo económico tremendo, con el agravante de que en varios casos habían rechazado ofertas laborales en el sector, relacionadas con su demostrada capacidad (alguaciles en pueblos…), en la certeza de que iban a volver a ser llamados para estos puestos.

Ya no solo denunciamos este injusto abandono, sino que estamos convencidos de que, desafortunadamente, el tan útil servicio que prestan estas brigadas se va a ver afectado, pues la experiencia y buen hacer de estos antiguos empleados, contratados en su momento por ese demostrado mérito, no es fácil que en este complejo año, lo puedan alcanzar las nuevas incorporaciones.


Por ello, exigimos a la Diputación de Burgos que se replantee la injusticia cometida con estos trabajadores temporales y, ya de por sí, bastante precariados.

No nos olvidamos de la lucha que el personal de las BRIF y Tragsa llevan años realizando contra la precarización de sus condiciones de trabajo y los recortes en su plantilla. Izquierda Unida Burgos apoya las reivindicaciones y movilizaciones de estos colectivos y recuerda que es deber de la Junta presionar al Ejecutivo central para que readmita a los trabajadores despedidos, tal y como se acordó de manera unánime por Proposición no de Ley de las Cortes de Castilla y León en febrero de 2016.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba