Proposición para lograr que los comedores de los Centros de Educación de Infantil y Primaria sean de calidad y gratuitos.

PROPORCIÓN AL PLENO PARA LOGRAR UN SERVICIO DE COMEDORES DE CALIDAD PARA LOS CENTROS DE EDUCACIÓN DE INFANTIL Y PRIMARIA DE CALIDAD.

Este verano la Junta de Castilla y León desde la Consejería de Educación ha licitado de nuevo los contratos para el servicio de comedor escolar en toda la Comunidad, sustituyendo a los anteriores que llevaban vigentes cuatro años. A través de esta contratación, se declara la intención de la administración de supresión de las cocinas que todavía quedan en muchos Colegios públicos, en las que se elabora la comida el mismo día en que se va a consumir, para sustituirla por el servicio mediante catering en frío.

En el sistema de catering la empresa concesionaria elabora los menús en sus cocinas centrales, se envasan y conservan en frío y sin romper esa cadena se transporta a los comedores de los centros escolares cada dos o tres días. En los colegios, la comida se conserva en frío y justo antes de ser servida a los escolares se pasan los menús por el horno regenerador de calor que existe en todos los centros con servicio de catering.

Debemos censurar la privatización de los comedores escolares desde el verano. Es necesario que este servicio de catering desaparezca tanto por una cuestión sanidad pública como por calidad.

En la provincia de Burgos se propicia que 20 centros pasan de cocina in situ a catering durante el próximo curso tendrán que dotarse quedando solo 19 del total de 71 comedores con cocina in situ. En el caso de Burgos ciudad de los seis centros de educación de infantil y primaria, cinco ya tienen implantado el servicio de catering en frío.

El primer informe de UNICEF en Castilla y León “La infancia en Castilla y León: una aproximación a los derechos de la infancia” nos informa de que el 24,9% de los niños y niñas de Castilla y León estaba en riesgo de pobreza y/o exclusión social en 2012, frente al 21,7% del total de la población. Es decir el colectivo de la infancia es el que mayor pobreza sufre en nuestra comunidad.

Y más grave es que este informe revela que respecto al derecho a un nivel de vida adecuado, en nuestra comunidad hay más de 3.819 niños y niñas que viven en hogares con privación material severa. Es decir, viven en hogares que no pueden permitirse 4 de estos 9 elementos: pagar el alquiler o una letra; mantener la casa adecuadamente caliente; afrontar gastos imprevistos; una comida de carne, pollo o pescado al menos 3 veces por semana; pagar unas vacaciones al menos una semana al año; un coche; una lavadora; un televisor en color; y un teléfono fijo o móvil. (Indicador AROPE de riesgo de pobreza o exclusión social, estrategia Europa2020)

Uno de los escasos instrumentos de protección social a la infancia son las ayudas de comedor en los centros escolares.  La normativa que regula las ayudas de comedor en los centros escolares en la Comunidad de Castilla y León, establecen para el curso 2014-2015 la GRATUIDAD TOTAL del servicio de comedor para los alumnos y alumnas pertenecientes a unidades familiares en las que la suma de los ingresos de todos sus miembros obtenidos en el período impositivo inmediatamente anterior (con plazo de presentación vencido) a la presentación de la solicitud de gratuidad de comedor escolar, no exceda en cómputo anual de la mitad del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM) anual fijado por la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año en el que se presenta la solicitud.

Si este IPREM para 2014 está fijado en 6.390 € anuales, la mitad del IPREM son 3.195 € anuales. Es decir 266,25 € al mes. Lo cual significa que solo pueden recibir gratuidad total de 1 comida los niños y niñas que sus familiares tengan unos ingresos menores de 266,25 € al mes

Consideramos que es imprescindible aumentar la protección social, y en el caso que nos ocupa estamos hablando de una comida al día a los menores de edad. En un asunto como este, no se puede admitir la cicatería en la prestación de ayudas, ya que además, si la familia no puede hacer frente a ese coste, se le puede suspender la ayuda y sancionarle con un año sin comedor.

Por otra parte,  siempre hemos defendido la gestión pública en la prestación de los  servicios básicos a la ciudadanía, siempre hemos manifestado que la privatización de los servicios públicos de educación iba en detrimento de la calidad, y por desgracia, una vez más, lo hemos podido constatar, tras tener conocimiento de las desagradables incidencias en la prestación del servicio de catering ocurridas en algunas partes de nuestra comunidad.

PROPOSICIÓN

Primero.- Que se exija a la consejería de Educación de la Junta de Castilla y León la modificación de los requisitos económicos para la concesión de las Ayudas de COMEDOR ESCOLAR, en base a las siguientes consideraciones:

a)    Que tenga gratuidad total de 1 comida al día todos los niños y niñas pertenecientes a unidades familiares en las que la suma de los ingresos de todos sus miembros obtenidos en el período impositivo inmediatamente anterior (con plazo de presentación vencido) a la presentación de la solicitud de gratuidad de comedor escolar, sea menor a 1 vez y media el Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM), que en el 2014 seria 798,75.

b)    Y que sea a partir de esa cantidad donde se empiecen a establecer las diferentes ayudas, 75%  o 50% en función de la renta

Segundo.- Solicitar a la Junta de Castilla Y León que recupere la gestión pública del servicio de comedor escolar.