¿Nos manipulan?

En el cine, la televisión, los videojuegos vemos a diario imágenes, escenas donde se crea tendencia política. Uno de los ejemplos claros es quien gano la II Guerra Mundial o quien aporto más a la victoria, en una encuesta en Francia donde se pregunto a la gente que país aporto más para derrotar al nazismo. En 1945 los franceses consideraban que la URSS había sido el país determinante en la derrota de Alemania —probablemente por seguir de cerca el conflicto mediante la prensa—. Cuatro décadas después y hasta hoy, el panorama es el opuesto. Fuente: Cartografía EOM
Este resultado se enmarca en un proceso cultural y político que ha afectado a buena parte del mundo occidental distorsionando el tamaño de los distintos actores que participaron en un momento tan importante para la Historia como la caída del nazismo. Con un mínimo de rigor histórico, a nadie escapará que el papel de la Unión Soviética fue, como mínimo, tan importante como el del bando aliado. Sin embargo, la representación de este hecho en la cultura popular es prácticamente inexistente. Como es de esperar, motivos no faltan, desde una medida campaña publicitaria y propagandística proveniente de Estados Unidos por razones geopolíticas a la rentabilidad que todavía hoy suscitan los productos relacionados con la Segunda Guerra Mundial. No es un tema menor; a fin de cuentas se dilucidaba quién había ganado uno de los conflictos bélicos más importantes de la Historia.

Si te interesa el tema vente a debatir con la Doctora en Filosofía Paula Velasco, el jueves 30 de noviembre a las 19:30 en la sede de IU, Calle Fernán González 21.