Garoña por fin se cierra, ahora toca luchar por un plan que garantice el futuro de la comarca.

Izquierda Unida de Castilla y León, se felicita por la decisión del Gobierno central de no autorizar la solicitud de renovación de autorización de la explotación de la central nuclear de Garoña, anuncio que ha hecho público esta mañana el ministro de Energía, Álvaro Nadal.

Izquierda Unida – Equo, ya registró en el pasado varias proposiciones no de Ley tanto en las cortes como en el congreso, a través de esta iniciativas, instábamos al Gobierno del Partido Popular a “tomar las medidas necesarias para la reindustrialización de la comarca”.

El Ejecutivo del PP ha de “elaborar un estricto calendario para iniciar el cierre y desmantelamiento progresivo del resto de centrales nucleares que permita la implantación de energías renovables que sustituyan la energía nuclear”. La energía Nuclear, ni es la más barata, ni la más segura ni la más limpia, por eso desde Izquierda Unida de Castilla y León tenemos claro que nuestro objetivo es facilitar que, además de Garoña, las centrales nucleares activas (Almaraz I y II, Ascó I y II, Cofrentes, Trillo y Vandellos II) no puedan seguir activas más allá de los 40 años de vida útil permitida hasta ahora, y se comiencen a desmantelar progresivamente.

Además, exigimos que el Gobierno central coordine “con las administraciones territoriales planes de dinamización de las comarcas afectadas por el cierre de la central nuclear, cofinanciados por los Presupuestos Generales del Estado y las empresas propietarias de las central nuclear”. La Junta de Castilla y León y el Gobierno Central tienen que consolidar el futuro de la comarca, con un plan de reindustrialización para la implantación de empresas en la zona. Desde IUCYL estaremos vigilantes para que no sea otro de esos planes donde se inyectan grandes cantidades de dinero que acaban en otros fines a los que fueron destinados.

Exigimos a su vez que se elabore urgentemente el calendario de desmantelamiento de la central, proceso que generará un número elevado de puestos de trabajo durante aproximadamente 13 años.

El modelo que propone el Partido Popular, es el mismo que lleva años implantando en Castilla y León, “el turismo Rural” algo que no cubre las necesidades laborales de la población y mucho menos de la zona afectada. Es necesario apoyar e impulsar iniciativas de creación de empleo en y desde la comarca, que pongan en valor los productos de la zona y los proyectos de las personas que allí viven y quieren seguir trabajando por su tierra.

A su vez, instamos a la administración a elaborar análisis exhaustivos y rigurosos de las aguas, lodos y riberas del río Ebro, ya que recientemente un estudio elaborado por el laboratorio de la universidad de Valencia detecto cesio 137. Una vez realizado el estudio será necesario elaborar un plan de recuperación del río y su entorno acompañado de una asignación presupuestaria para su ejecución.

Estaremos vigilantes para que no se instale ningún almacén de residuos más allá de lo estrictamente necesario para el propio desmantelamiento.