Burgos CiudadBurgos Provincia

En contra de Banca Cívica

Izquierda Unida de Burgos se manifiesta rotundamente en contra de la entrada de Caja Burgos en Banca Cívica porque a nuestro parecer este proceso se encuadra en las pretensiones del sector financiero a través del PSOE y del PP de desnaturalizar la naturaleza jurídica de las Cajas de Ahorro integrándolas en el sistema de banca privada, en este caso a través del SIP, es decir, la transformación de las cajas en entidades financieras privadas y con propietarios. Esto va a debilitar el sistema financiero de la Región, impidiendo fortalecerlo a través de la unión de las distintas Cajas y hacer de estas un músculo financiero que impulse la economía regional, lo que hoy en día es una necesidad prioritaria, a la vez que impide que sirvan como instrumentos para la creación de una Banca Pública, que es nuestra principal prioridad como fuerza política en este sentido.

Fundamentamos esta posición en que el 18 de enero de 2007 se presentó en Madrid el Informe “Las Cajas de Ahorros. Modelo de negocio, Estructura de propiedad y Gobierno Corporativo.”, meses antes de que comenzara oficialmente la crisis financiera de las subprime, en la que se hacen una serie de recomendaciones que en gran parte se han plasmado en el Real Decreto-ley 9/2009, de 26 de junio, sobre Reestructuración bancaria y reforzamiento de los recursos propios de las entidades de crédito (FROB), el cual se enfoca al medio y largo plazo con la reestructuración del sistema bancario, con una clara apuesta por los intereses de la banca privada y contra el vigente aún modelo de Cajas de Ahorros españolas.

Un ejemplo de esto es la compra de Caja Castilla la Mancha por Cajastur, la cual se hace mediante el traspaso de sus bienes a un banco de su propiedad privatizándola.

Aprovechando la actual crisis financiera, provocada por un sistema capitalista agotado, la banca quiere quedarse con el negocio de nuestras Cajas de Ahorros utilizando para ello los 90.000 millones de euros del FROB, con un dinero que es de los ciudadanos.

El negocio para la Banca privada es tremendo, y más si tenemos en cuenta que a través de los distintos planes de rescate financiero se están socializando las pérdidas del sector y además el PSOE y el PP pretenden que les sirvan para hacerse con las Cajas de Ahorro. Desde 2007, con la crisis financiera y la desconfianza hacia la banca privada, han incrementado su importancia en el mercado financiero español pasando a representar del 39%2 del total a más del 50%, lo que cuestiona la validez de los dogmas neoliberales sobre la competitividad, productividad, eficacia y eficiencia de los agentes económicos basados en el enriquecimiento como motivación fundamental. Las Cajas dieron el 43% del total de préstamo en España en 2008. El préstamo al sector inmobiliario del conjunto de las Cajas se encuentra en torno del 70% de su total, superando en algunas el 80%.

En conclusión, manifestamos nuestra contrariedad en que Caja Burgos vaya a integrar Banca Cívica ya que el proceso se encuadra en un contexto en el que los grandes bancos y los grandes partidos del país apuestan por su progresiva privatización a medio plazo, para lo que utilizar la figura del SIP en vez de modificar el PSOE la LORCA con el objetivo de garantizar que las entidades resultantes tengan naturaleza jurídica de Caja de Ahorros. Por lo que acusamos directamente al PSOE y al PP de ser parte de este proceso en contra de los intereses de las clases populares.

Desde nuestra apuesta por la Banca Pública en Castilla y León y en España opinamos que a día de hoy en relación con las Cajas de Ahorro, como una fase previa, se deben defender las siguientes actuaciones:

– 1. Defensa de la actual naturaleza jurídica de las Cajas como prioridad, recuperando su vinculación con las necesidades sociales y los territorios de sus Comunidades Autónomas.

– 2. Consolidación del control político y social democrático de las mismas, incluyendo la determinación de los porcentajes y fines de su Obra Social.

– 3. Modificar la forma de elección de los impositores para garantizar su representatividad al margen de su poder adquisitivo (el 98% del total de impositores no está representado) primando la constitución de asociaciones representativas y aumentando el poder real de sus competencias.

– 4. Fortalecer la representación de Sociedades de Economía Social para anclar su actividad a la economía real productiva del territorio.

– 5. Prohibir sus actividades en Paraísos Fiscales e inversiones especulativas en los mercados financieros de valores variables, dentro de un Plan de Inversiones Socialmente Responsables.

– 6. Mayor transparencia y control de la Gerencia y equipo directivo por parte de sus Órganos Sociales.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar