Burgos Ciudad

El PP encuentra la alianza de UPyD para defender los recortes en los centros cívicos.

IU no logró sacar del Pleno municipal del 15 de junio, un compromiso para detener la reducción de horarios que el equipo de Gobierno plantea para los centros cívicos y bibliotecas, una medida que incluye no abrir los domingos o cerrar las instalaciones antes y al mediodía.
UPyD se convirtió ayer en el mejor aliado del PP en el Pleno. Y lo fue, porque en casi todos los asuntos que fueron objeto de debate, se pusieron del lado del equipo de Gobierno. Defendió con la misma energía, si no más, el recorte de horarios en los centros cívicos (y en otras dependencias culturales y deportivas).
Las críticas a la reducción de horarios de los centros cívicos (en verano cerrarán por la tarde la mayoría de ellos y tampoco abrirán los domingos y festivos) llegó al Pleno de la mano de Izquierda Unida.
El concejal de la coalición, Raúl Salinero, acusó al ejecutivo de Lacalle de «mentir» redundantemente por haber prometido el mantenimiento de las políticas sociales y ahora aplicar estos recortes. Además, se hizo eco de la preocupación de los usuarios asegurando que ya se han recogido más de 4.500 firmas contra esta decisión (que se materializará en verano) y censuró que se tome una decisión así «sin un informe que lo sustente o que diga que el ahorro va a ser el que dicen que va a ser».
El concejal de IU, Raúl Salinero, reprochó al equipo de Gobierno que se decante por cerrar estos espacios públicos mientras promueve otros gastos innecesarios, ejemplificó, como «los 100.000 euros de la Noche Blanca o los 30.000 en coches oficiales de la Fundación Burgos 2016». Por no hablar de la pretensión que ha existido siempre, añadió, por proyectos costosísimos como el Burgos Arena.
Le tocó defender su decisión al concejal de Patrimonio Municipal del grupo popular, Eduardo Villanueva, quien aseguró que se va a producir un ahorro de 1,3 millones de euros aplicando la reducción de horarios en los cívicos.

IU no logró sacar del Pleno municipal del 15 de junio, un compromiso para detener la reducción de horarios que el equipo de Gobierno plantea para los centros cívicos y bibliotecas, una medida que incluye no abrir los domingos o cerrar las instalaciones antes y al mediodía.

UPyD se convirtió ayer en el mejor aliado del PP en el Pleno. Y lo fue, porque en casi todos los asuntos que fueron objeto de debate, se pusieron del lado del equipo de Gobierno. Defendió con la misma energía, si no más, el recorte de horarios en los centros cívicos (y en otras dependencias culturales y deportivas).

Las críticas a la reducción de horarios de los centros cívicos (en verano cerrarán por la tarde la mayoría de ellos y tampoco abrirán los domingos y festivos) llegó al Pleno de la mano de Izquierda Unida.El concejal de la coalición, Raúl Salinero, acusó al ejecutivo de Lacalle de «mentir» redundantemente por haber prometido el mantenimiento de las políticas sociales y ahora aplicar estos recortes. Además, se hizo eco de la preocupación de los usuarios asegurando que ya se han recogido más de 4.500 firmas contra esta decisión (que se materializará en verano) y censuró que se tome una decisión así «sin un informe que lo sustente o que diga que el ahorro va a ser el que dicen que va a ser».

El concejal de IU, Raúl Salinero, reprochó al equipo de Gobierno que se decante por cerrar estos espacios públicos mientras promueve otros gastos innecesarios, ejemplificó, como «los 100.000 euros de la Noche Blanca o los 30.000 en coches oficiales de la Fundación Burgos 2016». Por no hablar de la pretensión que ha existido siempre, añadió, por proyectos costosísimos como el Burgos Arena.

Le tocó defender su decisión al concejal de Patrimonio Municipal del grupo popular, Eduardo Villanueva, quien aseguró que se va a producir un ahorro de 1,3 millones de euros aplicando la reducción de horarios en los cívicos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar